sábado, 22 de agosto de 2015

Ahora que estas acá

Siempre me gustó hablar y contar sobre personas
hablar y pensar como piensan
pensar y contar como miran
mirar y pensar como sonríen;
me he dado cuenta que los secretos de los ojos
son eso: secretos
y no he dado razón cauta a callarme los míos.
He dedicado mis días y noches a callarme mis males
y reír de mis felicidades,
pues he aquí quien ha aparecido
a callar mis secretos
y a reír mis felicidades
sin siquiera decirlo.
Intenten explicar como es que ven sus ojos
y nunca podrás,
sus labios que callan casi todo
y esos ojos que gritan e informan el resto,
casi sin percepción femenina
casi sin intuición humana,
yo pensé que era máquina.
Quedé una noche entera colgada de una mirada
y no me daba cuenta
que hacía días que sonreía
y que hacía horas la pensaba,
¿que habrá pasado?
me pregunto
y sin respuestas llegué a la conclusión
de que no me importa ni como
ni cuando
ni porqué,
solo importa que está.

No hay comentarios:

Publicar un comentario