lunes, 22 de diciembre de 2014

Mañanas

Amanece
amanece y nuevamente estas acá 
"acá" por decir conmigo
la misma cama
las mismas sábanas
una única manta.
Estas acá
y tu mirada dormida es la mejor que vi en años
la mejor que vi en sueños
lo mejor que vi;
entre los tímidos regazos de luz que proyecta la ventana
intento imaginarme como mis días podrían ser mejores sin vos, 
como mis mañanas podrían mejorar sin que roncaras al lado;
es imposible. 
Decido despertarte, aunque medio sin querer
y mi mano recorre tu pelo alborotado
pasa por tu cara, y abrís los ojos;
de seguro ya te han dicho miles de extraños que sos hermosa
pero seguís sin creerlo,
y eso es increíble.
Increíble es que seas lo primero que veo cuando despierto
que estés ahí, acá
que tengas la osadía de ir a trabajar
cuando claramente nuestro trabajo está en la cama; 
entonces te miro
te miro mientras estas ahí deslumbrando 
y te digo dos básicas palabras, difíciles de pronunciar;
con la boca reseca, los ojos risueños y una sonrisa glorocia: te amo.
Y así de fácil, me robaste el corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario