jueves, 12 de junio de 2014

" "

Tiemblan mis piernas, cuando por alguna razón
decides cruzar tu mirada en a mía
y detrás de los carceleros ojos de tu alma
recuerdan que deben apaciguar los míos con una respiración
única, como tal dueña;
es imprescindible algunas veces
no tener que llorar un poco
que el alma se renueve de todo
es imposible no parar las lágrimas con tu solo tacto,
cómo las pulsaciones se relajan
cómo todo es cómodo
cómo se duerme sin soñar
y se sueña sin dormir;
es extraño al momento de caminar
no tener el lado derecho ocupado por tu sonrisa
o tu enojo, o tu malestar, o tu grito jubiloso,
extraño es "tenerte", entrecomillada como toda vos,
inclasificada, significante;
significantemente astuta te llamaría
por el cómo y el por qué
por el cómo es que viniste
y el por qué te dejé venir,
entrecomillada, porque no te tengo,
me tenes a mi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario