martes, 17 de junio de 2014

Besoterapia

Resulta que el día de ayer, a eso de las 5 de la tarde
se me ocurrió, lenta y apaciguadamente
llevar mis ojos al recuerdo,
generalmente esto es basado en efectos prácticos de la memoria
pero en este caso
fue el práctico momento del tacto,
la memoria táctil del cuerpo;
resulta que mi voz ya no quería hablar
y mis manos no me permitían tocar,
generalmente el diagnóstico sería cierta enfermedad motriz
o quien sabe, alguna mental,
lo cierto es que
hice uso y práctica
del recuerdo táctil.
Recordé la primera vez,
mientras miraba el presente;
la primera vez de la sonrisa verdadera
el primer pensamiento retraído por tus ojos
y el primer dejo de esperanza;
la verdad es que, como terapeuta
cuesta comentar e insistir a los pacientes con la medicina alternativa
pero creo que si todos supieran lo que tus besos curan,
serías la dama más infinita del clandestino sol,
sin embargo
sin serlo, sin hacerlo,
sigues siendo la mujer infinita del universo. 

jueves, 12 de junio de 2014

" "

Tiemblan mis piernas, cuando por alguna razón
decides cruzar tu mirada en a mía
y detrás de los carceleros ojos de tu alma
recuerdan que deben apaciguar los míos con una respiración
única, como tal dueña;
es imprescindible algunas veces
no tener que llorar un poco
que el alma se renueve de todo
es imposible no parar las lágrimas con tu solo tacto,
cómo las pulsaciones se relajan
cómo todo es cómodo
cómo se duerme sin soñar
y se sueña sin dormir;
es extraño al momento de caminar
no tener el lado derecho ocupado por tu sonrisa
o tu enojo, o tu malestar, o tu grito jubiloso,
extraño es "tenerte", entrecomillada como toda vos,
inclasificada, significante;
significantemente astuta te llamaría
por el cómo y el por qué
por el cómo es que viniste
y el por qué te dejé venir,
entrecomillada, porque no te tengo,
me tenes a mi.