sábado, 19 de abril de 2014

Compré el sol

Eran las 17 horas
y marchábamos 
sin rumbo
pero con liviandad, 
era la tarde 
pero parecía un sitio sin hora,
sin reloj.
Eran las 17 horas
y compré el sol para vos
lo esperé tranquilamente
y me dispuse en el intercambio
era la tarde
y puse el sol para vos
para sacarte la sonrisa entre las aguas
y reflejar tu mirada en la arena, 
eran las 17 horas
y el sol estaba para vos. 
Cómo me gusta esperar tu risa 
y encontrar las lágrimas,
como me gusta 
esperar tu humor sin cambios
y hacer que cambie tu humor
con mi sonrisa,
hoy compré el sol para vos
mañana te regalo la luna. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario