domingo, 30 de marzo de 2014

Y quizás...

Cerrar los ojos
con apasiguamiento contínuo
abrirlos
y saber que están los tuyos
esperando por los míos,
esos dos pedazos de tierra en el aire
esas dos partes de café
esas dos partes tuyas.
Volver a cerrar los ojos
con párpados cansados
mientras la mano caída
distraída
roza tu piel,
cada uno de tus poros respira
cuando alguna parte de mi
te siente un poco,
cada parte de mi
vuelve a vivir
cuando tus manos
distraídas
rozan mi piel.
Tocar tu espalda
encontrar tu sonrisa
y quizá
tocar tu alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario