miércoles, 4 de septiembre de 2013

Así como la primera

Ese sonido melodioso
que crearon tus manos conmigo
y a mi lado
ese latido que creó tu cuerpo
y crearon las cuerdas vencidas
de una o dos más
esa risa compacta
y llena de locura
como vos y tu todo.
Siempre tan aprisa
y tan lenta
y tan apacible
tan inigualable
siempre ahí arriba
cual pedestal de oro
cual sol matutino
siempre tan llena
y tan vacía.
Creó tu voz eso que escucho
esas desafinadas notas que emitiste
cada vez que decías
un algo,
creaste vos una coraza sin sentido
y sin refugio
creaste vos
lo que soy ahora.
Algunas veces
en los malestares nocturnos
siento como tus brazos
estaban conmigo
y como las cuerdas lejanas, aún suenan
algunas veces
todavía te pienso.
Y así como la primera,
la última.


No hay comentarios:

Publicar un comentario