jueves, 29 de agosto de 2013

Veinte momentos sin minutos

Así como te esperé antes
puedo esperarte ahora
un mes
dos años
o una vida,
el tiempo
así como la edad
y la felicidad
no se mide en números
se mide en momentos.
¿Alguna vez escuchaste,
mi vida,
que el amor sobrepasa fronteras?
Sobrepasa vidas.
Nos hicimos juntas.
Te espero
un mes
dos años
o una vida
y nos vamos juntas.

domingo, 25 de agosto de 2013

Mi signo es de interrogación

¿Cómo estas?
Acá estoy, te voy diciendo a cada tanto
para creas que aun estoy
que aun soy.
Para hacerte creer que existo todavía
acá estoy
con lo que me dejaste,
una migaja de recuerdos
y un poco de sal.
Me dejaste todo eso que no quería
me dejaste con tus cargas
con tus cosas
con cada una de tus sonrisas
¡te fuiste!
fuiste... y acá yo
así
con nada.
Pero de día en día
cuando el sol baja
cuando la tierra para
estoy
y estoy porque respiro
y porque te dejo clavada en un papel,
y estas porque te creo
porque te necesito
porque las noches son frías
y las camas muy grandes.
¿Como estoy?
Estoy lidiando con tu recuerdo
con todas esas cosas que tengo
desde tu ropa
hasta tu nostalgia
desde tu vida
a tus suspiros
desde tus lágrimas
a tu pelo.
Estoy con una parte imaginaria de vos.
Con esa parte que creé para no irme
estoy conviviendo con tus inestables
y detestables
maneras de rendirte
y no soporto a quien no lucha
entonces,
contestame ¿por qué te amo?

sábado, 24 de agosto de 2013

Tic...tac...tic...tac...

Siento un pequeño tic-tac
acá
acá adentro
y acá
siento como cada vez es más fuerte
como si me presionara
como si quisiera usurpar de mi
una decisión.
Ése tic-tac
no tiene razón
ni comprende
ni acierta
que la elección está tomada
no se da por vencido
no se conforma
este tic-tac
quiere escuchar una sola respuesta: tiempo.
Tiempo que no me da
tiempo que se va
tiempo que no pierdo
pero tampoco gano
este tic-tac
tiene un ruido a zapatos de tacón flojo
olor a perfume caro
se siente profundo, como puñalada
este tic-tac
es de pelo largo
es la prostitución de mi alma
por un poco de amor.
¿Tiempo? 
¿Para que pedir algo que es infinito, si cuando entendí lo que era, comprendí el final?

jueves, 22 de agosto de 2013

Todas las cosas de lo infinito

Las cosas eternas: tus ojos.
Verdes cómo la hoja nueva que florecerá
en otro árbol
en una primavera ajena
de tiempos caídos
y amores robados.

Las cosas enteras: la eternidad.
Lo eterno de saber que no estás
y caer en la pedante razón
de llorarte en todo momento
caer la horrible arritmia de querer
que no estés,
el amor eterno
que dio paso al odio.

Las cosas lindas: verte sonreir.
Eso es el placer de los dioses
que le imploré noches enteras
a que no te fueras
que no te dejaran entrar en su mundo
que reinabas en mi corazón
que la reina de los corazones
ha caído.
He caído yo.

De todas las cosas, vos.


domingo, 18 de agosto de 2013

Última vez de esas

La última vez que te vi
tenías los ojos curtidos de desesperanza
la cara aplastada de desazón
el corazón licuado en conjunto conmigo.
La ultima vez que me vi
era todo eso que quería ser
era yo en potencia
con mi todo intacto.
La última vez que te vi
querías morir de desconocimiento
querías arrancar de tus venas
el dejo de esperanza del bien
querías olvidarlo todo
con un simple
no.
La ultima vez que nos vimos
fuimos
lo que somos
así como vi mi reflejo en tus ojos
y las lagrimas colgadas de tu cara,
así como viste mi dolor en tus manos
y el hombro achacado.
La ultima vez que me miré al espejo
alguien devolvió la mirada
no se quien era
no se quien hablaba
ni que alma veía
y al fin me di cuenta
que fue la ultima vez.


martes, 13 de agosto de 2013

Simple como el final eterno

La última hoja del invierno cayó
y con ella cayeron todas mis esperanzas
se fue mi mundo
mientras la veía caer.
Cayó y cayó, eternamente por siempre
nunca llegaba al suelo
mientras se mecía con la brisa
y vos me hablabas con la mirada
al lado
sin decir nada
pero diciéndome todo.
Y ahí estábamos rodando
sin caer, en lo profundo
y nunca caímos
siempre me decías que si,
que tal vez.
Nos vimos envueltas en un paisaje de sin querer
en un paisaje de no saber
nos vimos envueltas en nada
con todo.
Y con cada respiro
la vida se iba más y más
y estaba ahí, en ese último momento
donde el agua entra a los pulmones poco a poco
donde el aire deja el cuerpo
cuando a la muerte le falta poco.
Y con cada suspiro
nos ahogábamos cada vez más
en un mar salado de lágrimas,
y asi fue
como con dos palabras
te dejé ir.
Como supiste dar el si a tus acusaciones
como supe saber que no estabas
como quise saber que no mentías
y así poco a poco
quedamos desalmadas
encontradas en algún lugar,
sin ganas
dejando todo atrás,
así fue como te fuiste,
como me dejé llevar por la corriente
como la hoja tocó el suelo
para no levantarse más.
Así fue como nos ahogamos
como dejamos el aire de lado
y tocamos la muerte,
fría y salada,
como cada una de tus palabras.
Como en si, quedé sola
y quedaste a la deriva,
como solo con dos palabras
pude decirte más de lo que quise.
Intenté memorizar cada una de tus partes
hace un tiempo ya
para que cuando no estés, como ahora
pueda libremente ahogarme como quiera.
Cada una de tus partes se han ido con cada respiro
y así

nos fuimos.

sábado, 10 de agosto de 2013

El mundo según yo

¿Y si alguna vez se va?
¿Y si alguna vez, en vez de extrañarla un rato, la extraño por siempre?
¿Y si esa fue la última vez que logré mirarte a los ojos?
¿Y si lo último que te dije fue que te fueras?
Qué logré más de mil cosas, pero si te vas
me quedó acá
me quedo acá con tus caprichos y tus historias
y tus lágrimas en mi pecho;
me quedo acá contemplando la nada
siendo que mi todo se fue al olvido
y quedaría acá
barranca abajo
me arrancarías el mundo de las manos.
Y si alguna vez te vas
que sea conmigo,
que sea de paseo
que un domingo.
Cuando te vayas,
llevame contigo.