viernes, 19 de octubre de 2012

"Prohibido llorar"


La veo caer, veo la lágrima que cae por la mejilla, recorriendo cada surco curtido de mi cara, pasando por el hueco oscilante de una ojera negra, por la curva marcada de un costado de mi nariz. Y mientras veo desaparecerla, me pregunto como se ha formado esa lágrima salada, tan llena de sentimientos agridulces. Me pregunto como algo tan pequeño puede representar algo tan grande."No estas deprimida, los deprimentes no lloran." me dijo un día cuando yo lloraba como si en mis ojos hubiera un mar infinito del cual brotara todos y cada uno de mis sentimientos encontrados hacia la vida. Hasta que un día paré, sin motivos obvios, sin razones, mis ojos dejaron de llorar y nunca más supe lo que sentía cuando los lagrimales deciden abrirse para dejar paso a esa gota de no se qué. Cuando cada músculo de tu cara te acompaña en el sentimiento y parece como un ejercicio más, el hecho de querer expresarte con un poco de agua en la cara. Y algunas veces me pregunto si volveré a reír. "Reirás cuando algo sea realmente gracioso" Y hasta ahora lo único que consigo es lograr esas gotas en mis ojos y la coreografía de llorar desconsoladamente una y otra vez. Pareciera que el mundo se acaba, pareciera que el entendimiento no llega a mis neuronas y no logro esa sinapsis de coordinación; pareciera que en la puerta de mi oficina mental, donde decía "Prohibido llorar" se ha borrado con el pasar del tiempo. Pareciera que te quiero más de lo que decía, parece todo de mentira. 

1 comentario:

  1. Realmente fascinante, continúa escribiendo

    ResponderEliminar