martes, 22 de mayo de 2012

Causalidad

Frágil como te veo, me demostrás que no sos fuerte; frágil te ves, frágil te vemos. Entre una espumosa nube de ideas variadas se encuentra resaltada, la indecisión de tu mente; esa mente que se preocupa de vez en cuando y que nunca calla. De la que tengo frases para recordar por siempre y de la que poco a poco me gusta decir adiós y jugar mi parte callada y solemne.

Asombrosa es tu mente, que hasta el día de hoy no entiendo como funciona, que a pesar de no tener 7 años, se maneja como tal. ¡Y que piensen lo que quieran! Te gusta gritar de vez en cuando; pero sabemos que a vos, por sobre todos nosotros te importa, y mucho. Que generalmente sos de esas que dicen todo lo que piensa, sin darte cuenta que generalmente es mejor callar.

¿Entenderme? ¿A mi? Nunca. Jamás. Nunca lo lograrás, porque no se puede entender a quien no habla, ¿verdad? No se es adivina, no se puede leer mentes... según vos. Que a cada palabra que digo, es justa y necesaria, nunca un poco más; nunca un poco más.

Te entiendo. Entiendo que no me entiendas y no pretendo que lo hagas, dado que no te quiero como antes, ni como te dije que lo hacía, ni como creí que alguna vez llegué a sentir; entiendo que no me entiendas, pero entendé que tampoco quiero que lo hagas.

"Dejá que nos vean como quieran" No somos lo que ellos quieran, no dejemos que el resto decida, no quiero ser algo que no soy; no quiero que me vean como ellos quieran. Que no estoy con vos, que no soy tu amiga, que no soy nada, que me digan eso.

Y si en cinco párrafos nos basamos, nos damos cuenta que todo es causalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario