sábado, 18 de febrero de 2012

¡Pruuuuuuuum!

¿Acaso las mujeres somos todas iguales? Yo no me considero como ninguna de ustedes, ninfómanas del amor. Sí, mi catarsis comienza cuando me levanto y comienzo a razonar, si me duele que me hablen las personas que no quiero ver más, pero... ¿y vos? No entiendo esa habladuría barata de confianza, ego, amor y promesas que me hiciste; no entiendo el porqué y no quiero comprenderlo. No quiero enterarme de tu pasado, porque por más que pienses que me importa, de verdad que no.
En cuanto puedas, en cuanto me veas, en cuanto me sientas a tu lado, por favor contestame que te pasa, que pasa conmigo, que pasa con vos, que pasa con la vida. Eso de que me digas algo y al segundo te das vuelta y jurás amor eterno a quien recién conoces, me dice mucho de vos.
Es una lástima, yo tenía altas expectativas de vos, de mi, juntas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario