jueves, 12 de enero de 2012

Blanco y negro

Y me dijo "Me voy" y me partió el alma en dos; no quería que se fuera, no quería que te vayas, porque entre noches y días los amaneceres perdonan cosas de antes, son como máquinas de tiempo, como una pastilla de olvido, pero se fue. Se fue y la vi alejarse... se perdió de vista mientras yo quedaba con mis recuerdos guardados en el césped, esperando... esperando que por milagro de la luna, que tantas veces fue testigo, ella volviera por mi y se olvidara de su vida; pero no volvió y nunca más la vi.

Y ahora tengo miedo, miedo de que lea mis cosas, que hurgue en mis entrañas y quiera saber la verdad, porque mi corazón, sincero como es nunca le dirá la verdad, pues el orgullo siempre está primero. Y hoy quiero escribir y algún día dejar de hablar de mi, dejar de hablar de ella, algún día dejar de querer verla todo el tiempo, algún día dejar de crear historias que siempre nos involucran a las dos. Que mi vida no se vuelva un vulgar cabaret, ni tu casa un prostíbulo, que nuestros cuerpos no dependan de otras, sino de nosotras, eso quiero.

Pero se fue, y no volvió y no me habló y no sé que pasa. Algo dentro mio murió y no la entiendo, y no la quiero entender, sólo espero que no vaya a volver como antes, que si vuelve, vuelva mejor, o que se quede en su casa con sus tortugas y tenga otra que sepa darles de comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario