viernes, 4 de noviembre de 2011

Yo estoy bien, vos seguís drogada

Pensar más que hacer, he ahí mi cuestión. La cabeza trabaja más que el corazón, es que nadie sabe, nadie entiende lo que me pasa al verte... que pensé que estaba todo acabado pero sigo siendo yo, y mi corazón errado. Flechas y flechas de pasión pasaron por entre mis ojos, pero te sigo eligiendo a ti, mi tesoro sagrado. Es que sabemos lo que es hablar sin decir nada, y mirarnos y saber que nos decimos todo, no hace falta una lágrima mía para que te des cuenta que todo sigue igual, que volvería a repetir lo mismo, que no aprendo más.
Hay momentos que pienso que ya no te añoro jamás, pero mis palabras y mis letras pareciera que dicen lo contrario.
Vino alguien más, ambas lo sabemos, ese alguien es a quien quiero.
Costará millares, costará meses, costará todo lo que me cuesta olvidarte.
No se que hago, no se que pienso, no se que pretendo al hablarte ¿que pretendes al mirarme? Ya no hay más, por más que quiero, ya no hay más. Espera, espera, ya nos vamos a casar. Pero no vamos a estar juntas, vos por tu lado, yo por el mío y amargadas viviremos.
Yo estoy feliz, vos estas drogada, es que algo te falta y no te quiero ayudar. Yo estoy bien, vos seguís drogada; locas risas se escuchan de tu cerebro y dos palabras bastan para decirme te quiero.
Ya no te quiero, ya no te extraño, hoy te cito... pero no te extraño.
Ya no te comparo con flores, ya no te comparo con ríos; tu letra está justo antes de mi apellido. No te quiero, no te extraño. No me traen recuerdos los lados visitados, si te hablo, si me importas, pero no quiero nada más, nada más quiero. Compilados de palabras haré, para describirte en cada una de ellas, para que entendamos de una vez, que no volverás jamás. Que si te quiero, que si te extraño, pero quiero que comprendas que no te amo. Que tal vez si, que tal vez no, pero no quiero ni saber de un por favor; quizá poemas, quizá rosas, pero todo queda en el quizá y el quizá no se cumplirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario