domingo, 29 de mayo de 2011

Infinita campanada.

3 horas de aburrimiento me llevaban por delante de mi secta vida, y entre no saber que hacer decidí tomar el rumbo de andar sin nada y tratar que todo fuera lo más llevadero posible. Sabía donde estaba, sólo quedaba encontrarla. Pasé una y mil veces por donde tengo su última mirada guardada, esperando encontrarla en alguna esquina o en alguna calle, perdida y sin rumbo, esperando un milagro más.
Claro que fue a propósito y se que me vio, aunque no se si estaba parada o sentada, sólo se que estaba.
En medio de mi camino vi tanta gente que me asombré por momentos de ver lo que pasaba; pero últimamente me cuesta interpretar mi destino, me cuesta saber las señales, ya no sé que pasa en la noche cuando mi inconsciente habla.
Tan pública como la calle, me toman como una estatua, creo que saben que vivo cuando me muevo o los miro. Señoras con bolsas del supermercado cargando religiones a sus espaldas, intentando por última vez aferrarse en la fe, a la vida. Adolescentes gritones y divertidos me miran mientras escribo; con sus modas extra-ordinarias y sus pasos indefinidos.
Más de la sombra de un árbol se refleja en mi hoja, y la gente descansando en una tediosa mañana soleada, ya no saben que hacer. Artistas callejeros, los mejores bohemios, fumando tabaco puro e intentando tener algo.
La plaza está sucia, ya no me gusta como el piso me acecha y las multinacionales se llenan de gente. A mi espalda hay una iglesia, que a tantas horas suenan algunas campanadas y yo no dejo de pensar donde estará mi dulce esperada.
Miro a todos lados intentando encontrarla, presiento que será mi último día, mi infinita campanada.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Utopías

Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más que palpo
o que tu amor

ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos

cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la utopía ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía.

                                                                                                                             Mario Benedetti


Dedicado especialmente a cierta fulana amante que no la conozco aún, pero está por ahí.

lunes, 23 de mayo de 2011

Viaje sin precauciones, libre como sólo yo se.

Me fui de viaje sin precauciones, algo raro, pues soy bastante precavida; confiada en que nada pasaría, me pasee por los lugares como si perteneciera allí; tan desnuda como nadie. Y ahora pago las consecuencias; estoy enferma.
Pero así, sin aliento, sin olfato y sin gusto; con más mucosidad en mi nariz que sangre en el cuerpo, estoy bien. Necesitaba este día de relax. A pesar de la tos incontenida, del frío descomunal y de las extrañas pero divertidas  quejas, me miro al espejo y me rio de mi misma, de los días enteros que he pasado en pijama, de mis patéticas imágenes de intentar subsistir con un paquete de papas fritas.
Esto es vida.
Es el sábado fue lindo, lindo, lindo. Conocí algunos fósiles más, sentí un poco más de olor a muerto, vi unas caras aterradoras, pero quedaron millones de anécdotas dentro de un ómnibus lleno de amigos. Es que cuando la noche cae y la gente se cansa, comienza la diversión, el reír porque si, cuando hablar cuesta y una mirada te hace carcajear un buen y lindo rato.
Quedaron las experiencias de ir a un baño en movimiento, de romper cosas, de tirar comida, de que dos personas entren en el mismo baño en movimiento de 2x2 para fumar; carcajadas enteras con verdaderos amigos que son más que una familia. Sin dejar de lado que todos estábamos reunidos por la misma razón; la música.
Esa sensación de conocer gente nueva de todos lados del país mientras te presentas con una remera del orgullo gay. No hay mejor sensación que esa.
En el viaje de ida, leer poemas de Benedetti y sonreír con el sol en la cara, mientras el resto ríe de incoherencias, esa sensación de paz, de amor y de familia.

domingo, 22 de mayo de 2011

l'amour.

Ganas no me faltan de mirarme al espejo y romper en lágrimas incomprendidas; de intentar tocar el cielo con las manos; de tratar de llegar a la luna en un avión de papel. Dos por tres viajo, salgo por la ruta y me desperezo entre los kilómetros;  todos los días viajo, esté en donde, nunca falta ese momento de insensatez de viajar de pensamiento en pensamiento mientras tus guías religiosos son las canciones que aleatoriamente cambian tus pecados imaginarios.
Creo que vivo en una burbuja única en su estilo, es multi-facetica, cambia de color, de forma y de pensamiento cada vez que algo surge por el camino. Cada vez que alguien pasa, mira; cuando habla, camina; cuando piensa, siente; y cuando algo le recuerda esas cosas lindas, se enamora más y más profundamente de la misma persona de siempre.
De no ser porque dije de dejar que todo sea como tiene que ser; si pasa mejor y sino por algo será; creo que estaría volviéndome loca con mis andanzas que siempre tienen algo que aportar, me volvería loca pensándola sin saber y sabiendo también. Algunas veces es casi imposible ignorarla de mis pensamientos, de mis culpas y de mis vergüenzas; es que por más que no se que quiero, se lo que no quiero. No quiero no tenerla.
Y nadie ayuda, nadie apoya, a nadie le importa.
Me pregunto si será amor, será pasión, ganas o solo necesidad de poseer.
Creo que es amor, o algo parecido.

lunes, 16 de mayo de 2011

Quiero ser.

Es que estoy sola
y no encuentro el porqué
Estoy al borde
de la psicosis
Estoy al borde
del pánico acentuado

Ya no quiero niñas pasajeras
Ya no quiero flores mañaneras
Ya no quiero ver
Ya no quiero sentir
Ya no quiero más nada

Sólo el sonido de la
dulce melodía
podía quizá
llenar de calma
mi alma

Podría quizá
parar mi llanto
Podría quizá
llevarme al paraíso
de una vez
y por todas

Es que mi infierno
es mi vida

Me cuesta
respirar
Me cuesta
encontrar la paz

Quisiera un hoyo en la tierra
irme por él
y no volver más
Quisiera un tocadiscos
y música vintage
para sanar mis penas
con narcóticos
y soledad

Quisiera morirme
dejar de respirar

Parar este infierno
y encontrar
la libertad

Quiero ser invisible
ser invencible
ser no-visible
ser todo
ser Dios
ser Buda
ser María
ser amor
ser un corazón
ser luz
ser bondad
Quiero ser.

Ser eso que quiero
ser eso que
no quieren
ser lo que soy

Mi disputa interna
para encontrarme
a mi misma
está basada
en mi
no en ellos

Quiero dejar
mi ira
Quiero dejar
el rencor
Quiero dejar
las lágrimas

Quiero que pare
la discriminación

Quiero ser
quien soy

Soy Marikena
Soy Mariette
Soy escritora
del viento
Soy fotógrafa
de la vida
Soy sin prudencia
sin cadencias
Soy con pensamientos
Soy mujer
no hombre

Soy quien quiero
ser
Déjame ser.

sábado, 14 de mayo de 2011

Ellas.

A ella… creo que la quiero; y a ella creo que la quiero conmigo.
No se que hacer. No se si dejar todo al destino, dejar las cosas fluir, o simplemente elegir. No entiendo las señales, no entiendo que quiero.
Es que cuando ella me abraza me hace sonreír, y siento que siempre está. Que alguna ves casi fue eso que pactamos, pero todavía no. Siento algo cuando la miro; y cuando le hablo me escucha, me enamora con sus cosas cotidianas y me endulza con su voz. Ella logra eso en mí que creo que nadie era capas, ella me hace sonreír.
En mi peor momento, viene con una capa enorme, sobrevolando todo y me cura el malestar.
Pero sin embargo ella, es siempre ella.
Es única a su manera, tiene esa personalidad fuerte y segura, ella también es una artista, ella pinta su día según su sol de cada mañana. Fue ella la única de todos mis soles, es la estrella que aún brilla en mi cielo, después de tanto tiempo. Es quien consume mi pensamiento, es quien me trae recuerdos de mi mejor momento. Ella no me hace sonreír, pero me hace recordar.
Es que las dos son tan distintas, pero tan iguales a la vez. Las dos son mis musas preferidas, son mi pensamiento, mi ilusión y mi alegría.
Las dos son pasado, presente y posible futuro. Son unas artistas dedicadas, una es de la música, la otra es más corporal, pero son ellas.
Con una vivo el presente y me olvido de todo, con la otra revivo el pasado y sonrío con él. Una es insegura y habladora, la otra callada y pasional.
Con una recorrí muchas calles, con la otra nos fuimos por el mundo entero en nuestras mentes.
Son ellas.

jueves, 5 de mayo de 2011

No soy yo, sos vos.

Dejé todo, todo, todo para poder estar con vos. Dejé a mi consentida novia, que no entendía mi masoquismo repetido, dejé mi libertad nocturna, para filtrarme en otras cosas, dejé mi pelo en el piso de una peluquería, dejé que algunas vacas vivieran felices y no en mi estómago, cambié mi nombre, cambié mi vida.
Cuando me dejaste, de un segundo a otro, no entendía nada; no entendía como podías pensar que tu historia de quien sabe que, interferiría en algo, o me cambiaría en algo a mi. ¿No era que “No me importa tu pasado mientras estés conmigo en el presente”? ¡Déjese de hipocresías por favor, que somos señoras grandes y sabemos lo que hacemos y decimos!
Para mentir de esa manera, tan llanamente, me hubieras dicho la verdad, quizá hasta dolía menos. Es que es molesto que encima que estas terminando algo, juntes todas esas frases odiosas que se usan para terminar una relación “No sos vos, soy yo” “Un tiempo…” ¡Pero por favor!
Lo peor de todo, es que de verdad pensaste que me iba a creer que la culpable de la rotura de la relación, era yo… como se nota que no me conoces. Es obvio que no soy yo, ¡sos vos! Y por más que lo repitieras miles de veces, eso lo tengo grabado en mi, nunca soy yo, siempre sos vos.
¿Qué no hay nadie como yo? ¿La única en el mundo para vos? ¿Canciones de amor? ¿Preocupaciones?
¿De verdad pasamos todo eso?
¿De verdad estoy considerando la idea de volver con vos?
Por más que no lo propusiste, sé que es asi, o por lo menos esperás algo de mi. Y bueno… como no soy yo, sos vos, si voy a volver. Pero recuerdo que nos debemos una larga charla, y usted me debe a mi más de una explicación y un par de disculpas.
Pero te aclaro que tengo una promesa pendiente, que se va a cumplir o no, todo depende de vos.
Si se cumple… bueno, esperemos que no se cumpla.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Tiempos anteriores.

¿Te acordas de aquellos tiempos?
Me acuerdo si...

Eramos todos distintos, eramos todos locos, unos andrógenos del destino. Nos paseábamos por las calles desiertas, inundadas de oscuridad haciendo nuestra divertida diversidad a nuestro paso. Esos tiempos que solo eran locuras, amor y preámbulos; que nadie entendía nada, pero que nadie preguntaba.
Eran los tiempos de destaparnos, de estar desnudos y al descubierto... eran lindos esos tiempos.
Después de meses, sólo me queda el aprendizaje de eso que algún día volveré a hacer. Me queda todo lo bueno y todo lo malo.
Aprendí a querer, a querer sin razón ni motivo alguno, sin prejuicios y sin importarme terceros; aprendí de ella que era tan frágil como el cristal, pero a su vez tan fuerte como una roca; aprendí de ella, todo lo que sé, aprendí de lo bueno y de lo malo, de todo. Y por más que nunca me dijo mucho, sus acciones demostraron más de lo que es, eso aprendí de ella.
También aprendí de ellos, que me demostraron que no me gustan, me demostraron hipocresía y maldad. Aprendí que esos pasivos de la vida, que solo buscan amar, pero son una daga de doble filo, son más que un gato maltratado, pues te saltan encima con mucho más que las uñas. Son esas divas diversas con las cuales solo te vas a reir, nunca va a pasar de eso. Su promiscuidad es contagiosa.
Aprendí de las calles, de la noche, de la gente.
Aprendí que el resto del mundo te respeta o te mata, nunca es una aceptación, nunca es una importancia. Para ellos es negro o es blanco, nunca existen los matices; yo aprendí a verlos.
Voy a agradecer a todos ellos por su enseñanza, que al fin y al cabo, es lo que quedará para mi lucha futura; pero especialmente voy a agradecer a todos esos que me difamaron, me traicionaron y me dejaron sola, a esos hipócritas del sistema, a esos reprimidos de su infancia, a esos mentirosos, a todos esos, gracias.