lunes, 4 de abril de 2011

Te extraño, extraña.

Es uno de esos momentos improvistos, que de la nada la recuerdo y una sonrisa se dibuja en mi cara. Es inmensa la felicidad que me trae pensarte, es increíble lo mucho que aún te quiero. A pesar del tiempo te sigo pensando día a día, ¿sabias?. En las  noches pienso como ingeniarme la manera de verte por casualidad en algún lado e intento imaginarme un lindo momento y no tener que recurrir a la lágrimas.
Lo peor, es que creo que te olvidé, pero no estoy segura.
Voy a contar una anécdota: Me preguntaron "Describe un hecho o persona que cambiara tu vida" increíble mi inconsciente, que enseguida pensó en vos, idiota mi consciente que dijo "mentira".
No entiendo, no sé, no logro comprender que es lo que tenes que me hace sentir así. ¿Es tu personalidad única? ¿Son tus arduos amoríos? ¿Es tu voz? ¿Sos vos?
Sos vos. Es que sos una de las pocas que viene con el paquete completo, sos única, radiante, hermosa y decidida. Un oasis en el desierto, una nube en verano, el sol en invierno.
Por vos daría todo y mucho más, me convertiría en monja, en hombre, en animal: mataría y me mataría; daría y aceptaría.
Sería capaz de ser otra con tal de tenerte otra vez; ya no resisto un segundo más mirando antiguas fotografías de nosotras, ya no se que hacer, ya nada es igual.
Te extraño hermosa extraña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario