viernes, 18 de marzo de 2011

Hetera.

Pulcra. Excelente. Religiosa. Perfecta.
Ella se levanta todas las mañanas con un sólo pensamiento en su mente: Creer. Creer en Dios, creer en él, cueste lo que cueste. Es la perfección traída a un cuerpo humano por los ángeles, es todo carácter blanco, pulcro y refinado. Va todos los domingos a misa, y de lunes a viernes se confiesa. Se sabe la Biblia de memoria, no existe algo más sagrado. La lleva consigo como una necesidad vital para subsistir. Es un ángel en vida; su máximo pecado confesado ha sido la codicia por querer trabajar siendo una mujer joven.
Cada persona que la conoce no imaginaría su secreto oculto, nadie imaginaría que a ella le encanta el blanco... de las sábanas compartidas con extraños.
Ella es toda una Afrodita, una diosa griega en todo sentido. Es la diosa del amor y de la lujuria. Es una hetera hecha y derecha, con todas sus palabras bien posicionadas... es una puta con clase. Se hace llamar a si misma "una forma de compañía sofisticada, con mezcla de prostitución."
Como una antigua cortesana, es una hetera de compañía diaria, de lunes a lunes, o cuando quieras. No cobra tanto... pero hace valer cada centavo. Nadie se ha atrevido a preguntarle que hace con su tiempo libre, cuando realiza esa vida paralela de lujuria; a nadie se la ha ocurrido preguntarle como hace para pagar sus cuentas; nunca nadie sospechó.
Afrodita, ten cuidado, loca te volverás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario