martes, 29 de marzo de 2011

De tanto pensar, no queda más que preguntar.

A veces me pregunto si seré una soñadora más del amor, si con mis palabras logro estremecer a quien lo lee. Me pregunto si es posible que lo que busco y anhelo, realmente exista.
¿Existirá mi chica soñada por allí, en algún lugar del universo?
Me pregunto constantemente porqué no acepto ofertas de amor furtivo, de amores pasajeros, si esa es mi especialidad... ¿estaré cambiando?
Busco eso que no está, quiero libertad.
Busco a la persona indicada, que cada día me cante lo mismo y me sepa enamorar cada vez más y más. Busco quien me ahogue de amor, aunque no pueda prometer lo mismo a cambio. Quiero una chica pasional, que me entienda y decida; no quiero una madre, hermana o amiga, quiero a mi chica especial, esa con super poderes del placer y amor. Quiero esa extra-terrestre o a esa que lee cada cosa que escribo.
Necesito de ella.
A mi mente viene la incesante pregunta:
¿A quien busco, ya pasó por acá? ¿Será esa que tanto anhelo y me hace estremecer tan sólo con su presencia?
El pasado no es pisado, si uno no quiere, sólo te cuento, querido/a lector/a, lo que quiero ahora. Estoy en busca de respuestas a preguntas simples, quiero que alguien me las diga, o las grite ahora.
Si pude encontrar las respuestas más certeras a cosas más difíciles, ¿por qué no ahora?
O quizá...¿Será que está conmigo y no me di cuenta? ¿Será esa que me hace sonreír en los malos ratos?
Aunque... quien tengo en mente, no es muy decidida, no es muy pasional y no se si sabe cantar; escribe cosas, como todo el mundo, pero no se si puede completar la planilla de pedido de mi corazón. Aunque tiene posibilidades, la carne fresca es mi especialidad... y me hace reír, quizá sea ella la afortunada y quizá yo, ya haya encontrado mi dama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario