martes, 22 de marzo de 2011

Contemos en retroceso.

Ahí estaba yo, sentada en el piso de mi habitación, intentando en una limpieza, dejar el pasado atrás. Me encontraba revisando cosas que guarde hace algunos años, que no pensé que volvería a ver otra vez. Me encontré con escrituras de toda esa gente hipócrita que decían ser mis amigos, encontré todas esas cosas que, inconscientemente, oculté.
Es mi época de de renovación; como las serpientes, es mi época de cambiar la piel por una mejor; sacar lo viejo y reemplazarlo por lo nuevo y amoldable.
A pesar que no ha pasado tanto de estos recuerdos, cada año parece una década. Mientras borraba la increíble infinidad de falsos "Te amo" me pregunté en medio de una reflexión: "¿Era feliz o era la época que aún me ocultaba?". La respuesta fue tan obvia que me sorprendió no haber dado cuenta antes.
¿Quien era yo hace 2 años atrás? ¿Tanto cambié?
Hace 2 años atrás, era una más del montón. Estaba con la gente "cool" y no me importaba mucho nada. Me gustaban ellos, (o eso creía yo) pero dentro mio era la persona que soy ahora. Aunque en esos días era Marikena y nunca pensé que sería Mariette, ella siempre estuvo latiendo fuerte en mi corazón.
No me defino por arrepentirme del pasado, sino por olvidarlo. Al recordar a esa chica insegura por dentro, pero siempre demostrando seguridad por fuera, recuerdo mi vida entera, hasta hace unos meses atrás.
Intentar borrar el pasado de las cosas, no es tan fácil, es mejor comprar cosas nuevas y comenzar de cero, aprender todo de nuevo, dejar tu nueva y única marca en el universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario