jueves, 10 de febrero de 2011

Somos tierra, aire, agua y sol.

De lunes a domingo existe algo llamado días, dentro están las horas y el resto de las cosas. No existe nada más relativo que el tiempo y viene acompañado de momentos, que se pierden o perduran. Los momentos son vividos con personas y de estas, está lleno.
Nunca falta en una sociedad el grupìto de adolescentes, que son mayoría en habitantes y en pensamientos. Algunos son delictivos y ofensivos; otros pacíficos y liberales; no falta el grupo de arte y el de los aplicados. Entre estos se dividen en más y más categorías, y unos pertenecen a otros, porque todos nos pertenecemos, todos somos uno.
Entre algunos destaco a las que han decidido no pertenecer a nada de eso, o ser parte de todo y al fin y al cabo, de nada. De esas que se levantan una mañana con el pensamiento de cambiar el mundo, de sentirse poderosas y seguras. Cada mañana, tarde y noche significa un momento más para ser feliz, eso son.
Son las chicas que superan el poder de la moral y no les gusta ser normal. Esas que día a día tienen una descripción definitiva de quienes somos y sus mentes de adolescentes parecen de adultos con grandes metas por cumplir.
"Paz y Amor" es su lema y la música su libertad; entran y llenan de vicios de igualdad nuestras vidas y te transmiten ganas de ganar batallas perdidas. Son indiferentes a los terceros pensamientos, aunque los escuchan sin piar. Son tierra, aire, agua y sol de esta tierra, son las que me ponen a andar.
Ellas decifran el malestar de toda vida, le aportan amor a todo corazón y siempre sin pedir a cambio ni un sólo perdón. Son esas mágicas personas que leen clásicas novelas y sueñan con un día desperdigar su arte por el mundo y que todos aprendan de sus mentes privilegiadas de pensamientos diferentes.
A nosotras lo prohibido nos hace mejor, pero nos gusta más si no es eterno.
Somos tierra, aire, agua y sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario