miércoles, 19 de enero de 2011

Una loca flor de colores oscuros.

¿Personas con personalidades marcadas, o personajes repetidos?
El estereotipo de mujer que más me va tiene una definición propia; no me gustan flacas ni gordas, ni lindas ni feas, ni rubias ni morochas; me gustan ellas. No es que sólo me interese lo que tienen entre las piernas, lo que tienen entre las orejas también cuenta.
Concuerdo con eso del amor a primera vista, aunque cuando las vi por primera vez no pensé cosas muy lindas... ¡Soy culpable! lo sé. Pero me pregunto si seré la culpable de atreverme a mirarla con otros ojos, esas miradas no permitidas, no sé si seré culpable el día que se decida, no sé si seré yo la culpable de mi dolor cuando sus ojos me digan que ya no quieren nada más. ¿De luto debería vestirme ya? ¿Debería comenzar a pensar en un futuro destrozado? Quizá es mucha exageración.
Me viene a la mente un recuerdo de una persona pasada, pero no pisada, que me decía cosas lindas y yo siempre me sometía a su intrigante ser. Espero que mi nueva flor floresca todos los días con sus colores oscuros y que no la marchite el recuerdo de mis pasados. Espero fervílmente que pueda reparar el daño que una vez cierta pordiosera del amor decidió ocasionar. Espero que mi nueva flor llena de locura no me embriague con su amor y me haga perder la noción.
Soy conciente que soy un ser pasivo, que quizá la pordiosera del amor sea muy parecida a una nueva flor oscura; porque me gustan así. Me gustan intuitivas, personales, únicas, indecisas, alagadoras y sorprendentes.
Me gustan únicas, con un amor especial, me gustan destacadas en su labor, me gustan músicas o cantantes, me gustan actrices remarcables que obtienen roles personales, me gustan artistas de la vida y que cada día me dibujen un nuevo día a su antojo. Me gusta crear un mundo paralelo y creer que sólo estamos nosotras.


"Tú me vestiste los ojos, yo te quitaba la ropa..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario