martes, 25 de enero de 2011

Presentir, no es lo mismo que tener certeza.

Esperar 20 días, sacrificarse un año entero, sin contar los nervios y los miedos. No es lo mismo que con humor piense lo peor para intentar no desilucionarme demasiado y si viene algo mejor, sorprenderme. Luego de varios intentos fallidos, allí me encontraba yo, frente a este monitor esperando una respuesta. ¿Sería positiva o negativa? ¿Debía ya ponerme a saltar o a llorar?
Nunca me quejé de saber los resultados de intentos inmediatos, nunca me quejé de haber desperdiciado horas de mi vida sin sentido, no me quejé del dinero invertido. Esperaba que alguien del más allá viniera con una respuesta positiva y parara mi llanto incontrolado. No es lo mismo presentir la verdad que ver oficialmente tu fracaso escrito.
Soy creyente en lo misterioso, en lo intuitivo, en todo eso que me hace pensar positivo. Prefiero intentar y ver que pasa a quedarme con la incógnita... ¿realmente debería ser así? No suelo quejarme por lo que no se me otorga, sino que por lo que ya tengo, pero ahora es diferente.
Fantaseando con que el día llegara, esperando lo peor. Utilizando todas mis herramientas para intentar convencerme de la verdad, que no sólo era un fallo académico, sino también personal. Lo peor de saber la verdad es ver que tus iluciones caen en picada, que eso que tanto anhelabas no lo tendrás. No es que sea la única chance en la vida, pero no volveré a pasar por eso, realmente siento que no lo necesito.
Odio arrepentirme del pasado, pero me pregunto porque no habré escuchado lo que realmente quería ser, antes de dejarme llevar por habladurías de terceros. Siento que fallé en todo lo que solía ser buena, realmente no siento servir para algo. Espero que sea un sentimiento pasajero y mañana despertarme completamente positiva con la ilución de un nuevo día.
¿Quien dijo que sería un buen año? ¿Un buen año para quien?
Que manera de empezar los primeros 365 días de mi nueva vida, de mis nuevas metas. El destino esta escrito así, ¿o será que debo pensar en el libre albedrío? No creo en coincidencias, creo en causas, pero ahora no se que creer.
Si no estoy regida por ningún dios... ¿a quien le debo rezar para dejar de fracasar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario