domingo, 23 de enero de 2011

Hoy quiero.

Quiero llegar a ese portón de madera marrón rodeado alambres, abrirlo y sumergirme un su interior. Dar 10 pasos hacia adelante y ninguno hacia atrás, llegar al fondo del río y salir a la superficie. Quiero internarme en ese bosque mágico y sanador, quiero quitarme la ropa y correr libre por el sendero de la libertad. Quiero mirar las nubes blancas e intentar encontrar formas en ellas, reconocer cada insecto a mi alrededor y saludar al sol.
Tirarme en el verde pastizal y rodar por los campos llenos de flores, mover cada roca para encontrar misterios escondidos. Quiero mover el piso con mi canto audaz y atraer a las aves con mi andar. Contar cuantos árboles existen y hablar con el viento.
Hacer ángeles entre las coloridas flores primaverales a mi alrededor y sentir su fresco aroma enceguecedor. Quiero andar descalza por siempre y conectarme con la tierra eternamente, ser agua que fluye, ser luz, ser paz. Quiero alzar mis manos y tocar el cielo, tomar las estrellas  y hacerle una caricia a la luna.
Ver cada color que da vida. Ver el blanco con el rojo, formando una flor más, ver el blanco y amarillo de las margaritas. Sentir el verde de la naturaleza y el azul del cielo y el mar. Quiero ver el amarillo del sol y el blanco de la luna.
Quiero ver esos ojos castaños y ese negro pelo. Quiero tu piel teñida por el sol, eso quiero. Quiero sentir tu aroma entre las brisas del bosque y ver tu sonrisa en una nube; sentir tus pasos haciendo temblar mi suelo y oír tu risa una vez más. Quiero pintar un cuadro de tu cuerpo entre los árboles; quiero besarte bajo el agua y al salir quiero verte en la orilla del río. Quiero que me tomes de la mano y correr juntas por el sendero de la libertad. Quiero que acaricies las aves y cantes conmigo al pasar.
Quiero una eterna primavera contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario