sábado, 22 de enero de 2011

Contigo.

Una vez hace mil años atrás alguien me dijo una verdad, de esas que se escriben en un papel y luego se tiran al olvido. Me dijo cosas increíbles, me dijo las mentiras más lindas que alguna vez habría escuchado, me dijo tantas cosas al oído, me dijo que si en todo momento. Lo mejor de haber vivido esa mentira contigo fue que ambas fuimos maestras en el arte de engañar, ambas teníamos títulos en el amor y el odio, y ambas necesitabamos engañar.
Te dije que si un millón de veces, y en otros momentos me sometí a tu ser incesante de habladurías maduras a pesar de tu corta edad. No lamento ser lo que fui, ni haber hecho esas cosas, que quizá te dolieron, o no. Pero debemos admitir que fue algo, y por más que fui la tercera en tu lista de olvidos, no dudo que fui algo.
Esas meras muestras de apoyo que me regalabas al sentir que me alejaba, esos infames besos que con gusto me regalaste, y todas esas noches de amor... ¿realmente quedaron en el olvido?
No soy quien para pedir perdón ni arrepentirme, mucho menos perdonar. No voy a pedir perdón por las noches que me dejaste sola y estuve con alguien más, no te voy a perdonar por usarme, ni por ser la única persona a la que quiero ver en todo momento.
Porque contigo fue lo mejor, mis mejores días y momentos; mis mejores tardes y encuentros, contigo fui yo, conmigo fuiste tú. Juntas nos creamos en unos meses, vos cambiaste y yo también. Contigo sentía la libertad del amor, y aunque tu liberal ser me deje de lado, el mio te extraña.
No podré olvidarte jamás, algo pasajero y sin más, me llega profundo, mucho más que algo serio y aburrido. Contigo sentía latir mi corazón día a día, sentía el mar a los kilómetros, cantaba sin parar y no paraba de inventar. Me encantaba levantarme a la mañana y pensar "hoy la veo" y sentir que mi vida por fin cobraba un rumbo, amaba la relación inestable, tu voz inefable y tu cara de artista. No olvido tu forma de ser, esa rimita al hablar, esa forma de mantenerse en pie, no olvido la forma de tu mano, ni tus dedos entrelazados con los mios, no hay forma de olvidar tu perfume y no hay forma de olvidarte.
Una vez sentí por ahí que para olvidar una relación se necesita la mitad del tiempo que la misma duró. ¡Que gran mentira! Si han pasado meses y aún recuerdo todo como si fuera ayer. Espero que vuelvas, espero verte, espero que leas esto y sepas que es a ti a quien le escribo. Contigo todo es mejor, sin ti nada más valdrá la pena.

"Morirme contigo si te matas, y matarme contigo si te mueres. Porque el amor, cuando no muere mata, porque amores que matan, nunca mueren."

No hay comentarios:

Publicar un comentario